Dolor de Rodilla

Remedios Caseros para el Dolor de Rodilla

En el tratamiento de muchos tipos de dolor de rodilla, el objetivo es romper con el ciclo inflamatorio. El ciclo inflamatorio se inicia con una lesión. Después de una lesión, ciertas sustancias que causan la inflamación invaden la rodilla, lo que provoca una lesión aún mayor, lo que a su vez conduce a una inflamación adicional, y así sucesivamente.

Este ciclo de inflamación conlleva a un continuo dolor de rodilla. El ciclo se puede quebrar mediante el control de las sustancias que causan la inflamación y poniéndole freno a un mayor daño de los tejidos.

Algunos de las técnicas caseras para controlar la inflamación son la protección, reposo, hielo, compresión y elevación de la rodilla:

Proteger la rodilla de un trauma mayor. Esto puede hacerse con el acolchado sobre la rodilla. Una almohadilla en la rótula, por ejemplo, ayuda a controlar los síntomas de algunas lesiones de rodilla mediante la prevención de nuevas lesiones.

Reposar la rodilla. El descanso reduce la tensión continua que sufre la rodilla por la actividad diaria. Descanse un tiempo para sanar la rodilla y ayudar a prevenir una lesión mayor.

Poner hielo sobre la rodilla. La aplicación de frío sobre la rodilla reduce la inflamación y puede ser utilizado para las lesiones de rodilla tanto agudas como crónicas. Se recomienda hacerlo de dos a tres veces al día durante 20 a 30 minutos cada vez.

Comprimir la rodilla con una rodillera. La compresión ayuda, en primer lugar, a reducir la inflamación. En segundo lugar, en algunas lesiones de rodilla, la compresión puede ser usada para mantener la rótula alineada y para mantener intacta la mecánica de la articulación.

Elevar la rodilla. La elevación también ayuda a reducir la hinchazón, ya que la gravedad ayuda a la circulación del fluido que de otro modo se acumularía en la parte posterior de la rodilla.

© 2012. Todos los derechos reservados | http://www.dolorderodilla.net